Cumplimos cinco años…

En este mes de septiembre se cumplen cinco años desde que comencé a reseñar libros en mi blog, Saltus Altus. Aunque no soy muy amigo de conmemoraciones, me ha parecido una buena ocasión para dirigirme directamente a todos vosotros, mis seguidores y lectores ocasionales, a fin de compartir algunas de mis ideas y propósitos para el blog.

Lo primero y más importante de todo es agradeceros vuestra fidelidad durante este prolongado espacio de tiempo, y de paso advertiros que en el título del blog, Saltus Altus, no debéis ver ninguna intención elitista. No se alude a ninguna torre de marfil, ni siquiera a aquella en la que deseaba refugiarse Flaubert (y que siempre estaba a punto de caer «abatida por una marea de mierda»). El significado de Saltus Altus (algo así como «distrito forestal de alta montaña» en latín) solo concierne a mis inquietudes andariegas y de vida al aire libre (la foto de cabecera es la de un calar de la Sierra de Segura, un paraje para mí entrañable). El feo pajarraco del avatar no debería tampoco disgustar a nadie. No es el trágico cuervo de Poe anunciándonos realidades desagradables, sino solo un pacífico estornino: un ave inteligente y sociable; aunque poco apreciada por los agricultores.

Mi propósito con el blog ha sido muy modesto. No se trataba de escribir muchas reseñas o pretender estar al tanto de lo que acontecía en el medio literario, sino solo de profundizar en algunas de mis lecturas, ofreciendo una visión personal de las que más me seducían. Es probable que algunos piensen que hablo demasiado de los contenidos de los textos que reseño, que los desmenuzo mucho (creo que a esto lo anatematizan con el término spoiler). Quizás sea una deformación profesional de filólogo. Es posible. Pero también estoy convencido de que una obra literaria que se precie siempre será, de alguna manera, una «obra de culto», y que para disfrutarla importará poco lo que nos hayan contado previamente de ella, cuántas veces la leamos, o incluso que la comencemos por la última página.

Durante este periodo de tiempo he publicado un centenar largo de reseñas, preferentemente de narrativa. El que mire con un poco de atención las etiquetas del blog observará mi predilección por la literatura alemana, así como por algunos autores en concreto. ¡Podría haber sido mucho peor! Para no estar siempre hablando de autores y libros favoritos, me impuse como primera limitación la de reseñar solo libros de reciente aparición y reediciones. Es por ello que muchos escritores y textos preferidos siguen esperando a que los editores les brinden su oportunidad de aparecer por aquí.

Cualquiera de vosotros que haya seguido un poco el blog se habrá dado cuenta de que no abundan en sus páginas los autores españoles contemporáneos. No es que no me interesen o no los lea. Se trata de otra limitación voluntariamente asumida desde un principio. Si yo mismo no me hubiera dedicado a escribir, quizás no me habría preocupado tanto la posibilidad de ser injusto. Nada odiaría más que mis propios criterios -quizás equivocados- enturbiaran las ilusiones de nadie (me refiero principalmente a los lectores, porque doy por sentado que los autores están ya curados de espanto). Es probable, además, que los mejores libros me pasaran desapercibidos… Quizás sea una postura poco arriesgada, pero lo contrario tampoco sería significativo.

En fin, os animo a que sigáis participando en el blog con vuestros valiosos comentarios y sugerencias, que siempre serán bien recibidos. Un saludo a todos,

Manuel

(*) Gracias a Sarah por diseñarme la hoja de calendario
Anuncios

Acerca de Manuel Fernández Labrada

Libros, lecturas y reseñas saltusaltus.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Varia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cumplimos cinco años…

  1. Mi más sincera enhorabuena, amigo Manuel, por mantener abierta y activa esta ventana a las palabras y los pensamientos escritos. No es fácil perseverar en estos tiempos de urgencias, ritmos frenéticos y obsolescencias. Un abrazo,

    • Gracias, Josep Lluís. Tú conoces bien la importancia de saber que hay alguien escuchando al otro lado, que las palabras y los sonidos no se pierden en el aire, que alguien los recoge y los hace propios, enriqueciéndolos con un nuevo sentido… Abrazos,
      Manuel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s