Vampirismo, de E.T.A. Hoffmann

Aunque lo hayamos leído muchas veces y lo tengamos incluso repetido en la casa, resultará difícil resistirse a la tentación de traernos de la librería este exquisito volumen, editado en un caprichoso formato, diseñado quizás para que se introduzca fatalmente en el bolsillo interior de nuestro abrigo. A los atractivos dibujos que ilustran el relato, se suma el valor de ofrecer la primera traducción íntegra al castellano del texto marco -la tertulia de San Serapión- en el que se inserta el cuento. Bajo los supuestos nombres de Cyprian, Lothar, Sylvester, Ottmar, Vinzenz y Theodor -los cofrades de la “hermandad de San Serapión”- se esconden las identidades de destacados escritores y amigos del autor (Chamisso, La Motte-Fouqué, Contessa, Hitzig, Koreff y el propio Hoffmann), lo que nos permite asistir a un interesante diálogo preliminar sobre lo horrible en la literatura (incluido el vampirismo), con  sugerentes valoraciones de autores como Michael Ranft (el autor de la célebre y macabra De masticatione mortuorum…), Byron, Kleist o Tieck.

A poco que sepamos de vampiros, descubriremos en seguida que la protagonista del relato, la bella Aurelie, es poco respetuosa con los cánones del género. Una vampira normalmente está muerta y se alimenta a costa de los vivos; pero aquí sucede precisamente al revés (lo que resulta, si cabe, más horroroso). Banquetes tan execrables como los que privan a la condesa Aurelie parecen más propios de brujas y demonios: así nos los describe Moratín en su Quema de brujas en Logroño, relato basado en crónicas y procesos reales de nuestro siglo XVII. “Vampirismo” es un relato de terror con al menos una escena pavorosa, y otros muchos horrores apenas insinuados, que el lector imaginativo podrá luego soñar y devanar a su capricho. El narrador -asegura Theodor, una vez escuchado el cuento- “se ha guardado de hablar de ciertas cosas y ha pasado a escondidas por otras, suscitando fugaces, pavorosas y terroríficas sensaciones que debemos agradecerle”. Se afirma así la superioridad de la sugerencia sobre la evidencia, pues aquella pone en juego nuestros propios y ocultos terrores.

Siempre me ha llamado la atención el final de este relato: el hecho de que la locura del conde y su tremendo exabrupto no se produzcan en el mismo momento del descubrimiento, sino a la mañana siguiente. ¿Será porque los horrores nos resultan más insoportables a la luz del día? Es entonces cuando constatamos que las pesadillas se han convertido en realidad.

Esta nueva y completa edición de”Vampirismo” nos la ofrece la editorial Reino de Cordelia, en su colección “Paladares de Cordelia”, traducida y anotada por Álvaro de Cuenca, prologada por Luis Alberto de Cuenca, e ilustrada por Toño Benavides.

Reseña de Manuel Fernández Labrada

 

Hoffmann fumando en pipa, dibujo suyo en una carta del 24 de enero de 1814

Anuncios

Acerca de Manuel Fernández Labrada

Libros, lecturas y reseñas saltusaltus.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Narrativa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s